!RAREZAS!


El sudor recorría la frente de Gerardo. Cada gota se precipitaba suavemente por las mejillas abriéndose paso hasta llegar a su cuello, pero él se mantenía firme y amenazador. En frente suya estaba un hombre atado de pies y manos a una silla ruinosa de madera, este reflejaba en su rostro el “maltrato” y la tortura a la que había sido sometido. De su boca salía una mezcla entre sangre y vómito, sus ojos apenas se apreciaban por la hinchazón de sus párpados, su cuero cabelludo mostraba carencias en determinadas zonas, tal vez provocadas por golpes o tajazos, los cuales dejaban ver el hueso de su cráneo .A ambos lados de esta horripilante escena reposaban dos maletines repletos de dinero , los cuales invitaban a pensar en una “tranza”.

Gerardo se acercó al hombre y agarrándole fuertemente la mandíbula con una mano, le levantó la cabeza y le dijo: -Nada de esto tendría que haber pasado Saucedo, si Tu hubieses aceptado nuestras condiciones.- Acto seguido, echó mano a la pistola que ocultaba en su cintura, se la colocó en una cuenca ocular y disparó.

Seis meses después, Gerardo reposaba plácidamente en el sofá de su casa, casa que derrochaba grandeza y lujo y que en cada ladrillo, se relejaba la ilegalidad y suciedad del dinero con el cual la había construido, o esto es lo que los vecinos comentaban. En la cocina estaba su mujer, Carla, preparando la cena, y a su alrededor correteaban sus dos hijas. Pero esta tranquilidad fue interrumpida por tres golpes secos y contundentes en la puerta. Sus hijas, al escuchar que alguien llamaba, se dirigieron a toda prisa a recibir al invitado, pero fueron frenadas por Gerardo, quien les indicó que se fueran junto su madre y se quedaran allí, ya que el abriría. Gerardo se dirigió a la puerta y preguntó:- ¿Quién es?, pero no obtuvo respuesta, este hecho hizo que buscara protección en su arma y suavemente acarició la empuñadura de ésta que sobresalía por la parte trasera de sus vaqueros. Con una voz amenazadora y fuerte volvió a repetir la pregunta : -¿Quién es, contesta!!!?, ésta vez obtuvo respuesta, del exterior de la casa llegó una voz entrecortada que decía: -Ábreme Gerardo, soy yo, Héctor tu amigo!. Éstas palabras hicieron que Gerardo se relajara y abriera la puerta a la vez que recriminaba a su amigo – Cuántas veces te dije que no vinieras a mi casa!!. Pero no tuvo tiempo a abrirla plenamente, ya que del exterior se escuchó un disparo que salpicó de trozos de cerebro la parte del cuerpo que estaba visible de Gerardo, estos provenían de Héctor.

A continuación cuatro hombres entraron en la casa, tumbando a Gerardo de un golpe en la cabeza aprovechando la incertidumbre de éste. Uno de ellos se dirigió rápidamente a la cocina y a punta de escopeta redujo a Carla y a sus dos hijas. En cuestión de segundos éstos cuatro hombres habían reducido a la familia por completo y tras unos minutos de un silencio solamente interrumpido por los llantos de Carla y sus hijas, penetró en la casa un hombre ataviado con un abrigo negro de cuero y un sombrero que conseguía ocultar parte de su rostro. Se dirigió a Gerardo y burlonamente le dijo: -Hola amigo Gerardo, veo que los negocios te van bien, mmmm, bueno está claro que en aquellos maletines había mucho dinero-. Gerardo le miró fijamente e intentó preguntarle por los maletines, cosa imposible, ya que nada más pronunciar la primera palabra le propinaron un puñetazo. El hombre del abrigo de cuero negro continuó con su exposición: – Gerardo, es inútil, no digas nada, sé perfectamente que tu mataste a aquel hombre para robarle tanto el dinero como la droga, pero cometiste dos graves errores, el primero robarme a mí Miguel Castellanos y el segundo matar a mi “negociador”, ya que no era otro que mi hermano, y ahora pagaras por todo, pero no te hagas ilusiones la muerte no será tu castigo….jajajajajaja… que empiece la función!!!

Gerardo comenzó a gritar y a forcejear con sus captores pero era inútil, Castellanos se dirigió a uno de sus “sicarios” haciéndole un gesto, gesto que interpretó de inmediato, sacó de su bolsillo un gancho y se acercó a Gerardo; Carla y sus hijas lo estaban contemplando todo y no paraban de llorar y de suplicar que los dejaran libres, el sicario ya estaba en frente de Gerardo, le indicó a los dos que lo sujetaban que le abrieran la boca y éstos así lo hicieron, luego él utilizando el gancho “pescó” su lengua y la dejó totalmente fuera de su boca, rápidamente Castellanos entró en la escena y con una navaja se la seccionó por completo,- esto ya no te hará falta; le dijo.

La sangre salía a borbotones de la boca de Gerardo, sus hijas gritaban de desesperación mientras Carol intentaba taparle los ojos a ambas.

Castellanos se dirigió de nuevo al “mutilado” Gerardo : Amigo mío, te aseguro que te arrepentirás el resto de tu vida de lo que hiciste- y con la misma navaja que le había cortado la lengua degolló a una de sus hijas y luego a la otra, su madre comenzó a gritar de una forma casi ensordecedora, estaba fuera de sí.

Castellanos se acerco a ella y le rasgo el vestido, dejándola completamente desnuda, la tiro al suelo y con otro gesto indico a sus cómplices que podían comenzar con ella. Uno tras otro la fueron violando al mismo tiempo que la golpeaban sin pasión ninguna todo ello bajo la desgarradora e impotente mirada de Gerardo, que no paraba de llorar y gritar.

Una vez quedaron satisfechos la degollaron al igual que a sus hijas. Solo quedaba Gerardo que cabizbajo y ensangrentado pensaba que le había llegado su turno y solo deseaba que terminaran con su sufrimiento lo antes posible. Pero Castellanos tenía planes más siniestros para él. –“ Bueno, bueno, bueno, Gerardo… que tal lo has pasado? Mmmm , pues bien amigo mío este no es el final… tú te vienes con nosotros…”-

Gerardo no podía mas, el sufrimiento al que fue sometido era inhumano, no comprendía que mas podrían hacerle, le habían matado a su hijas, violado y torturado a su mujer , que mas!! Se preguntaba… su estado mental se tambaleaba y no tardo mucho en desmallarse….

Horas más tarde se despierta en un sótano con las manos y piernas atadas y en frente estaba Castellanos que le dijo – Buenos días Gerardo, mira y mírame bien, ya que esta será el último rostro que ves,- un cuchillo le secciono ambos ojos dejándolo completamente ciego, luego a golpe de martillo le rompieron ambas piernas y ambos brazos, dejándolo como un vegetal, ya que no podía ver ni hablar no podía moverse pero si podía sentir, y esto era justo lo que Castellanos quería.

Gerardo yacía en el suelo retorciéndose de dolor, deseando tal vez estar muerto.

-Gerardo, como puedes comprobar he dejado intacto tu sentido del oído, pero no por mucho tiempo, solo quería presentarte a “claris”, jjajajajaja, acaba de salir de la cárcel y será tu nueva amante jajajajajaa, .

Acto seguido le clavaron dos punzones en los oídos dejándolo sordo. Gerardo estaba inutilizado por completo, lo único que tenia intacto era su cerebro, sus pensamientos, su sufrimiento solo eso.

Le desataron y le quitaron la ropa, luego le dijeron a “Claris”, que no era más que un presidiario homosexual que le penetrar una y otra vez, y este así lo hizo, día tras días tenía su peculiar fiestecita con Gerardo.

Esta historia me la conto un amigo que a su vez se la conto un amigo de otro amigo suyo…

…Dicen las malas lenguas que Gerardo aun sigue confinado en aquel oscuro sótano sufriendo día tras día todo tipo de aberraciones….

Escrito por :

Anuncios

6 comentarios to “!RAREZAS!”

  1. Cono??? que esto es cierto????
    Me compadezco de Gerardo, la muerte hubiese sido para el un liberación.
    Lo que hace el dinero…
    Genial el relato, lo he vivido, transmites mucho Ed.

    Besos y abrazos

  2. PD:jejjejej como puedes ver soy curiosa jejeje

    Mas besos

  3. losrelatosdeed Says:

    Gracias Nerea! me alegra que te gustase!
    La historia en si, es como…. esas que se cuentan de generacion en genracion que con el paso del tiempo se convierten en leyendas, pero en cada leyenda hay algo de cierto …. o eso es lo que creo yo.

    Un gran abrazo Nerea!

  4. Yo tambien opino que las leyendas tienen mucho de verdad, dicen que cuando el rio suena… agua lleva.

    Besitossssssssssssssss

  5. losrelatosdeed Says:

    Hola Mar, gracias por tu visita!
    Pues si, en cada leyenda algo de verdad existe,así como, en cada verdad algo de leyenda existe tb..

    Un abrazo Mar!

  6. losrelatosdeed Says:

    POR LOS PELOS!

    Todo parecía en calma, yo me encontraba con un amigo , estábamos como cualquier otro día comiendo placidamente y sin ninguna preocupación mas que la de alimentarnos, pero de repente nos sorprendió la gran ola! Algo que por lo general esta previsto para unos ciertos días de la semana, pero esta vez nos cogió por sorpresa ya que se adelanto mas de lo que estrictamente estábamos acostumbrados.

    Nos aferramos a los “troncos” que mas cerca teníamos, y sufrimos el choque de otros compañeros de alimento que no pudieron resistir el enviste de la “gran ola”, por momentos pensé que no aguantaría y que mi futuro estaba predestinado a terminar mis días bajo la voracidad de “ella”, pero por suerte no fue así.

    Una vez pasado el susto y que la fuerza de la ola fue mermando, me solté, y avisé a mi amigo de cual seria el paso que suele seguir a una ola de tales características; y no es otro que un fuerte “terremoto” en el cual sientes como algo (que no puedo definir) te aplasta contra el “suelo” y seguidamente un fuerte vendaval de aire caliente que seca asta la ultima gota de la “gran ola”, eso a mi parecer es lo mejor de todo, ya que deja otra vez un lugar seco y fresco en el cual seguir alimentándose.

    Pero esta vez fue distinto, luego del vendaval de aire caliente le siguió un extraño liquido pegajoso que nos dejó a mi amigo y a mi pegados al suelo y sin poder movernos, y eso que nosotros poseemos una gran agilidad y podemos saltar muy alto, algo que por lo general nos sirve para viajar y trasladarnos a otros lugares de alimento mas ricos y acogedores, pero este liquido elimino por completo nuestras funciones motrices dejándonos inmóviles , pero lo peor fue que nos dejo sin alimento ya que ese liquido lo cubría todo y no podíamos “echarle el diente” a nada…

    Pasaron unas horas y nuestras fuerzas flaqueaban, intente llamar a mi amigo pero este no me contestaba, y me di cuenta de que había perecido, yo esperaba el mismo final para mi, hasta que sin previo aviso una especie de rastrillo me rescato de ese liquido pegajoso y me llevo fuera del “bosque” de alimento, creía que ya estaba a salvo, pero algo intentó aplastarme contra el “rastrillo” y en un ultimo esfuerzo conseguí dar un gran salto que me condujo a una caída libre vertiginosa que no podía tener otro final que yo aplastado contra el suelo, ya que la altura era demasiado grande asta para mi, pero no fue así ¡! .

    Luego de unos segundos de caída libre, aterrice en un “bosque” que no estaba acostumbrado a ver ni estar, se parecía mucho a los grandes bosques que mis padres me comentaron cuando era niño, la tierra prometida para cualquiera de nuestra especie, unos troncos mas gordos y el suelo mas graso y rico en alimento, sin la terrible “gran ola” y cuando el terrible “gas” asesino se desplaza por el bosque siempre nos queda un refugio, que no es otro que un “sendero” estrecho que nos conduce al final del bosque y donde nunca llega el temido gas.

    Ahora puedo decir que mi gran sufrimiento vivido en el cuero cabelludo humano fue recompensado con mi fuga precipitada del “ rastrillo” y posterior llegada a este fantástico cuero cabelludo canino.!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: