comentarios probabi…


Accidente peatonal 1 entre 626
Ahogado 1 entre 1.008
Suicidio 1 entre 119

¿Has pensado alguna vez en lo “Imposible”?, en que algo que jamás crees que pueda darse, se  muestre ante ti con la mayor brutalidad. ¿Has pensado en las probabilidades de este dato?

La oscuridad de la noche se doblega a la brutal envestida del amanecer, el sol lanza sus primeros rayos que se cuelan en la casa de Marta sin previo aviso. Ella sabe que tiene que levantarse pero esa mañana siente una extraña necesidad de quedarse en cama. Durante unos minutos consigue “engañarse” y prolongar el sueño, pero esta mentira pronto se le termina, desde la habitación contigua los lloros de su hijo menor –que apenas tiene 8 meses- hacen que recobre sus facultades de madre y se levante. Se dirige a la cuna y coge a su niño en brazos e intenta apaciguarlo mientras se dirige a la cocina para prepararle un biberón. Los lloros del bebe lograron de igual manera despertar a su hermano mayor de 5 años que se presento en la cocina, medio dormido, y con ganas de desayunar, pero un pequeñísimo contratiempo haría que el desayuno se demorara un poco, Marta se había quedado sin leche, su marido había terminado la ultima botella que quedaba en la nevera. Marta busca la silla de su pequeñín y lo acomoda, le da el chupete y su osito favorito, intentando así, distraerlo y de esa forma engañe al hambre por unos escasos minutos.

Marta habla con su hijo mayor y le dice que cuide del bebe, mientras ella “da un salto” a la tienda de comestibles que está justo en frente de su edificio, ella sabe que no es correcto dejarlos solos , pero piensa, que apenas serán unos segundos, la tienda esta al cruzar la calle y no tiene porque pasar nada malo, además muchas seguro que lo hacen , pensaba ella. Marta salió a toda prisa y justo en el momento que estaba cruzando la calle un escalofrío le hizo retemblar todo el cuerpo, una sensación que achaco al miedo que sentía por dejar a sus dos niños solos, entró en la tienda y cogió rápidamente un pack de leche, debía darse prisa, se dirigió a la caja y pago, mientras esperaba a que la cajera le devolviese el cambio, el sonido estremecedor de un brusco y repentino frenazo hizo qué , ambas, dirigieran la mirada al exterior de la tienda. Un coche había arroyado “algo”, su conductor estaba fuera con las manos en la cabeza y pronto, los gritos de los transeúntes no se hicieron esperar, Marta salió corriendo de la tienda, una sensación extrañar le hacía pensar “lo imposible” y se dirigió al coche, según se acercaba al lugar la gente le miraba extrañamente con cara de pena, cosa que ella no comprendía aún, el porqué, algunos le decían que no se acercase… pero ella, haciendo caso omiso a las advertencias camino hacia la delantera del coche.

Cuando contempló la escena que se le presentaba delante suyo, su color corporal cambio a un pálido extremo, sus piernas doblegaron y cayó al suelo de rodillas, sus manos intentaban tocar el cuerpo inerte y destrozado de su hijo, los vecinos intentaron levantarla y apartarla del ya, cadáver por necesidad, de su primogénito, pero ella se resistía entre arañazos y gritos desgarradores. Marta estaba destrozada, no podía creerlo, había dejado a su hijo en casa y ahora estaba debajo de un coche, muerto, entonces fue cuando reaccionó y se percato de que algún motivo impulso a salir de casa a toda prisa y cruzar la calle en busca de ella, y pensó en el bebe. Se levanto y se fue corriendo a casa como una posesa ante la estupefacción de la gente. Marta llego a casa, fue a la cocina y observo que la silla del bebe estaba vacía, busco por todas las habitaciones, la desesperación era superlativa, su bebe no aparecía. Marta deambulaba por las habitaciones como un alma en pena, hasta que, sus fuerzas flanquearon y de nuevo cayó al suelo, el silencio era insultante y solo el sonido de la lavadora lograba colarse, este dato hizo que Marta se incorporase, ya que ella no había puesto lavadora esa mañana, se dirigió a esta, lo primero que observo fue que el agua estaba bañada de un color rojo y que giro tras giro algo golpeaba el tambor, Marta apago la lavadora , temblorosa y deseando que sus pesimistas hipótesis no se cumplieran abrió la lavadora, el agua, que aun permanecía dentro, salió como si de una presa que se desquebrajase se tratara, inundándolo todo, dejando a sus pies a su bebe destrozado por los golpes contra el tambor.

Marta se derrumbo, ya no tenía lagrima alguna que poder dejar escurrir por su rostro, no tenia voz para gritar, simplemente se aferro a el y se coloco en posición fetal, mientras en su cabeza el puzle de lo ocurrido iba tomando forma. Marta se percato de todo, su hijo mayor había introducido a su hermanito en la lavadora, en un juego macabro, al ver que no podía abrirla y que el agua se estaba tornando de un color rojizo, este salió a toda prisa para avisarla y cruzo la calle sin mirar, ocurriendo así el fatal desenlace. Marta permanecía tumbada y con su bebe en brazos, incrédula ,y con la esperanza de que sonara el despertador, así todo habría sido una pesadilla .Su estado era una mezcla entre trance y shock, hasta que el sonido del timbre del apartamento le hizo que recobrara una mínima porción de conocimiento, segundos después el teléfono de casa tan bien comenzó a sonar, probablemente su marido que llamaba para confirmar que venía a comer. Entre los timbres desentonados Marta se levanto, fue hasta la cuna y dejo al bebe cariñosamente en ella, abrió la ventana de la habitación, se subió y se tiro sin dudarlo.

Como era posible que en una familia se dieran todos estos casos, las probabilidades de un suceso así se den en una misma familia y juntas son prácticamente impensables, pero ese día, esa mañana, todas se reunieron y abrazaron a esa familia para romperla por completo y golpearla brutalmente . El destino actúa sin previo aviso, entra sin llamar y tal vez la única forma de percatarnos de que esta apunto de actuar sean los escalofríos que a veces nos recorre el cuerpo. No puedo imaginarme siquiera, la reacción del marido cuando se entero de todo. Simplemente pensarlo me aterra…

Anuncios

4 comentarios to “comentarios probabi…”

  1. Ya te dije que este fue el relato que más me ha asustado, tal vez por estar basado en la realidad, pero de todas formas lo has plasmado de una forma increíble. Al igual que acaba el relato lo hace este comentario

    ” Simplemente pensarlo me aterra…”

  2. Este es uno de tus relatos que mas me dejaron impactado ED. A parte de lo bien estructurado, narrado y escrito, el ritmo que va increcendo a medida que avanza la lectura deja esa incognita final: ¿que va a ocurrir con el padre de familia? ¿cual sera su reacción? ¿el destino también le tiene reservada un macabro final?

    Realmente genial Ed!!!

    Un abrazo amigo

  3. losrelatosdeed Says:

    Como comentais el que el relato este inspirado en un hecho real, pues incrementa su “dureza”.
    El que sucedio con el padre de familia, pues es toda una incognita Roberto!

    Un abrazo y gracias por la visita amigos!

  4. buf…. qué horror!!!! me cortas te la respiración qué crueldad hay en la vida, cuánta dureza…sólo hay algo en lo que me cuestiono..el destino nos busca onosotros lo escribimos??? muchas de estas desgracias ocurren porque no pensamos las veces que tenomos que pensar, “Think twice”

    saludos ed,
    sigue desarrollando tu capacidad de estremecernos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: